UN DIA DE ROCKFISHING

El tiempo no mejora en Cádiz y Raúl no renuncia a pescar y conseguir buenas doradas. A mal tiempo, buena cara, y de nuevo Raúl Mario consigue una pieza  para como está el panorama. Nuestro protagonista buscó un escenario adecuado como en este caso entre el cobijo de los espigones. En esta nueva crónica nos explica cómo se puede conseguir una captura, pese a que la irregular climatología primaveral no invita a ello en el litoral de Cádiz de forma anormal a la época que estamos desde hace ya una larga temporadita.

De nuevo agradecer a nuestros seguidores el interés que despiertan las crónicas de Raúl ¡Gracias!

 

Cuando por motivos de la mala climatología como lluvia, viento, mala mar...Raúl no puede pescar en los arenales, hay que  buscar otros recursos como un espigón, donde el agua este algo mejor que en la playa, al tener zonas más cobijadas por las grandes rocas.

 

Y es que como muchos de los seguidores sabéis, y ya hemos reflejado en crónicas anteriores este año la llegada de la primavera real, con solecito, buen tiempo, mar calma... se hace de rogar por Cádiz y no tenemos las condiciones habituales para esta época para la pesca de la dorada.

El panorama de la última salida de Raúl no era muy esperanzador. Parecía un día más de posibles decepciones, sin capturas pero el ánimo no cae ni para Raúl ni sus amigos que le acompañan. Siempre con la moral alta pensando que las cosas mejorarán.

 

Raúl y y su inseparable amigo wini de nuevo en el rastreo de su querida dorada. Madrugaron para llegar a pescar sobre las 7 de la mañana. Al clavar las cañas el panorama no pintaba mal , con un poco de sol y poco viento.

 

Los cebos empleados fueron cangrejos y fueron efectivos ya que sobre las 11 de la mañana Raúl detecta una picada en una de sus cañas: "Como siempre , amigo wini aquí hay algo" dijo Raúl a su amigo. Ese día daba la casualidad que Raúl estrenaba un nuevo carrete y en ese mismo le picó el pez , así que las ganas de sentir la fuerza de la dorada era doble .

EL VIDEO

Rápidamente detectaron que no seria un gran pez ya que los tirones no eran de grandes dimensiones, pero se le puso la atención necesaria ya que al estar en una zona de roca el peligro se multiplica por 100. Así que hay que extremar las precauciones ya que una caída sería casi mortal , todos que visiten cualquier zona de rocas por favor que lleven calzado adecuado es muy importante, además de no hacer tonterías ni desafiar a la fuerza de la gravedad.

 

 

Raúl se puso poco a poco a trabajar dicho pez ya que la dorada buscaba los filos de las piedras, lo que puede hacer perder la pieza. Como puedes ver en el video Raúl extremó las precauciones lo primero es lo primero.

 

Un saludo a todos, buena pesca y no perdáis la esperanza, Raúl demuestra una vez que pese a las condiciones adversas, se pueden conseguir las piezas.