TRUCO PARA LOS PLOMOS

Otra curiosidad que nos comenta Raul , y a tener en cuenta, es cómo pinta los plomos de colores porque: "creo por mi experiencia que llama la atención de los peces, se acercan a él y de paso pican el cebo próximo". El tono blanco o amarillo lo utiliza para fondos de arena, mientras que el rojo para mixtos con piedras que utiliza un plomo de unos 100-130 gramos, suficiente para alcanzar estas distancias de más de 150 metros con las prestaciones de sus cañas.En cuanto al aparejo, los anzuelos deben ser los más grandes para enganchar a estos voluminosos y poderosos peces. Utiliza un montaje de plomo corredizo, que haga que al tirar del cebo el anzuelo se mueva y corra por la línea madre, no que arrastre a la plomada, ya que la dorada es muy recelosa, y si al tirar, nota resistencia, se marcha sin clavarse el gancho. "El pez tiene que estar confiado, come poco a poco hasta que se clava el anzuelo, no hay que tener prisa en la recogida, ni ponerse nervioso, hasta ver la caña bien doblada, hay que darle tiempo a comer el cangrejo, las prisas son malas con las grandes doradas, que si notan algo raro, como un tirón, escupen el cebo, ya que están resabiadas, se marchan y lo peor es que ya no vuelven", comenta Raúl que incluso ha observado la conducta de las doradas en piscifactorías en cautividad.

SUBIDA DE LA MAREA TUS PLOMOS A 250 METROS

Los pescadores del Mediterráneo, acostumbrados a la casi nula presencia de la marea, también tienen que tener en cuenta que en las costas de Cádiz sube el nivel del agua. Como nos comenta Raúl, otro momento adecuado son las dos horas anteriores del máximo nivel: "Aprovechamos esta subida de la marea para que el primer plomo lanzado a nuestra llegada quede ubicado a mayor distancia gracias a la crecida del nivel del mar, para mantenerlo constantemente a esta altura, tenemos que asegurarnos que otros peces no se coman nuestro cebo como sargos pequeños". De este modo rechaza el uso del arenícola: "No podemos usar de ninguna manera el gusano pequeño que haría picar rápidamente a otros peces menores, por tanto, es imprescindible utilizar cangrejos o las entrañas de los pepinos de mar que únicamente atraen a los grandes peces que buscamos". La técnica de lance consiste en que dos horas antes de la subida de la marea se ubique el plomo a unos 150 metros del puesto, la máxima capacidad de las buenas cañas en manos de un experto lanzador, y esperar que el cebo no sea tocado por los peces pequeños o la moralla, que no nos interesan. Según sube la marea, el mar va ganando terreno a la arena, y en estos 100 metros de crecida, llegaremos al cenit de la pleamar. Paulatinamente habremos tenido que mover nuestro puesto de pesca constantemente, según avanza el mar, soltando hilo del carrete con suavidad. Al final, con nuestra subida por la arena para que no nos moje la orilla, si no hubo picadas, el cebo queda fijado nada menos que una distancia de 250 metros aproximadamente.

EN BREVE ESTARA ESTA SECCION TERMINADA PERDONEN LAS MOLESTIAS ESTAMOS TRABAJANDO EN ELLO